viernes, 17 de junio de 2016

La vida a bordo de las naves de los siglos XV y XVI

Durante los siglos XV y XVI se desarrolló la navegación marítima de largo recorrido, es decir, comenzaron a hacerse largos viajes, como la circunnavegación de África hacia la India, el descubrimiento de América, la vuelta al mundo… Y durante esos viajes, que duraban meses, los tripulantes de los barcos pasaban los días...
La vida cotidiana a bordo de las naves de los siglos XV y XVI, no contaba con ningún tipo de comodidad. Para dormir, los tripulantes utilizaban unas esteras que extendían sobre la cubierta: generalmente los marineros se acostaban debajo del castillo y los mandos debajo de la tolda.
Del cerca de centenar de hombres que componían la primera expedición de Colón a las Indias, solamente el Almirante tenía su cámara, llamada “La chupeta”, que estaba situada en la cubierta toldilla. Esta cámara iba muy sobriamente decorada y llevaba como mobiliario una cama, una mesa, un sillón frailero, dos sillas de tijeras y dos arcones.
La alimentación era mala, y generalmente el alimento se estropeaba, a pesar de que se intentaba llevar alimentos que duraran mucho tiempo. Además de agua, se llevaban habas, garbanzos, arroz, tocino, cecina, pescado salado, miel, vino, vinagre y bizcocho, constituían la alimentación básica de los marineros de los siglos XV y XVI: “...Que para cada persona se dé de ración cada día libra y media de pan, y tres quartillas de agua para beber e uno para guisar, e dos quartillas de vino, que es la ración ordinaria...”. También llevaban animales, unos eran domésticos, como gallinas, ovejas, cabras y hasta cerdos. Si llevaban caballos o mulas solían viajar en las bodegas. Pero también había otros animales, no domésticos y que viajaban como polizones: como ratas y ratones, también cucarachas, chinches y piojos y difícilmente se podían eliminar.

Reproducción de una carabela. Carabela Vera Cruz en el río Tajo, junto a Lisboa

La comida la preparaba el “fogón”, construido con chapas de hierro y en cuyo fondo se colocaba arena para proteger la cubierta de la nave del fuego. El fogón se encendía al amanecer y se mantenía viva la llama hasta la puesta de sol. Esto obligaba a los maestres de las naves a meter en sus bodegas una buena cantidad de leña. Colón nos habla repetidamente de la necesidad de tocar tierra para proveerse de leña y agua. Dadas las características de los materiales utilizados a bordo de estas naves: jarcias de cáñamo, velas de tejido vegetal generalmente de cáñamo, gruesas vergas de pino, pesados motonos, grandes anclas de acero forjado con cepo de madera, cabos de fondeo de esparto, etc., todas las maniobras a realizar eran pesadas, lentas y en consecuencia exigían, además de una gran experiencia, un notable esfuerzo de los tripulantes.
Así los primeros días se comía mejor, pero conforme pasaba el tiempo, sobre todo, si había retrasos por falta de viento o por alguna avería, las raciones de comida y agua iban disminuyendo lo que hacía pasar hambre y sed a los tripulantes.
Los olores en el barco eran nauseabundos: por la cantidad de gente a la vez que por una falta de higiene personal. Cuando el mar estaba mal, aparecían los vómitos, lo que aumenta ese mal olor. Por ello se hacían limpiezas regulares de los barcos, y se intentaba perfumar con hierbas aromáticas.

No tenían letrinas, simplemente se subían al borde del barco y orinaban y defecaban como buenamente se podía, con cuidado de no caerse al mar y delante de todos. Más adelante se colocó una tabla con un agujero para facilitar las defecaciones.
Así era La vida a bordo de las naves de los siglos XV y XVI

martes, 7 de junio de 2016

Festividades romanas por meses: Junio

Junio es el sexto mes y, según una versión, es llamado así por estar dedicado a los jóvenes, -junior-. Según otra versión, este mes recibe su nombre de la diosa JUNO, hermana y esposa del dios Júpiter, ya que en las calendas de este mes fue edificado en Roma el templo en el que se ofrecían sacrificios y ofrendas a esta diosa. Diosa del matrimonio y del parto, y protectora de las mujeres. Le estaban consagradas todas las Kalendae, el primer día de cada mes.
Otra interpretación es que fue llamado así en memoria de Junio Bruto, el cual, en tiempos de Tarquino el Soberbio, fue expulsado del reino hasta que, vencido el tirano, fue proclamado en calendas primer cónsul de Roma por aclamación del pueblo y los senadores. Públicamente, y en nombre de la libertad, sacrificó en el Monte Celio en honor de la diosa Carna, considerada por los romanos como creadora de la vida humana.
El mes de junio no tiene excesivas fiestas, ya que el tiempo de siembra ha pasado y aún no es llegada la época de la siega o de la vendimia, pero un acontecimiento importante sucede en los cielos: el solsticio de verano o segunda puerta solsticial de Jano. Esta noche, conocida actualmente como de San Juan, todos los pueblos estallan en fiestas.

Iunius (Junio)

1 de Junio: Calendas de junio.
Carnaria (“Calendas de las habas”): Festividad en honor de la ninfa Carna, diosa que se cuidaba de la asimilación de los alimentos. Ella es patrona de los goznes, pues su poder abre lo que está cerrado y cierra lo que está abierto. Es hermana de Diana, diosa de las amazonas. En este día Carna fue poseída por Jano. Es el día en el que lo imposible se hace posible. En esta fiesta existe la costumbre de comer tocino con gachas de habas, lo que asegura la vitalidad de los órganos sexuales por todo un año. Sin embargo, existe un tabú: la prohibición de casarse durante los quince primeros días del mes.
4 de Junio: Conmemoración de la destrucción de Troya, de donde partió Eneas, antepasado de los fundadores de Roma.
5 de Junio: Dedicación del Templo de Divs Fidivs y Semo Sancvs. Divs Fidivs: divinidad del juramento realizado a la luz del día, ya que para invocar su nombre se debía hacer en un sitio descubierto, y para garantizar eso, su templo tenía una abertura en el techo que daba al cielo. Era el garante del derecho de hospitalidad. El ser garante de los juramentos lo compartía con Júpiter y con Semo Sancvs: dios del juramento, equivalente de Divs Fidivs, pero mal conocido. Es de posible origen sabino, y con el tiempo fue vinculado religiosamente a Júpiter y asimilado a Hércules.
7 de Junio: Fiesta de los pescadores: Se celebraba en honor del río Tíber, al que los pescadores consideraban un dios. “Es un día de fiesta para aquellos que tiran de las húmedas redes y disimulan sus anzuelos bajo pequeños cebos.” (Ovidio).
8 de Junio: Dedicación de los Templos de Mente y Venus: se erigieron sendos templos por indicación de los Libros Sibilinos para conjurar el desastre de Trasimeno. Mente (Mens: diosa de la Razón que intervenía en los nacimientos dando buen juicio al recién nacido. Frecuentemente recibía el epíteto de Bona).
9 de Junio: Segundas Vestales: fiestas en honor a Vesta (diosa del fuego del hogar, similar a la Hestia griega). Tenía un templo de planta circular en el Foro donde ardía el fuego sagrado, símbolo de la grandeza y eternidad de Roma. Debía estar siempre encendido y era vigilado por las Vestales. Si se apagaba, debía ser encendido frotando dos trozos de madera de árbol fértil; sólo se apagaba una vez al año intencionadamente, el último día de febrero, para ser renovado el primer día de marzo, último y primer día del año antiguo romano.
Su culto estaba atendido por la Vestales y por el Pontifex Maximus (era elegido por el pueblo, siendo el único requisito el de ser varón; vivía en la Regia, cerca de las Vestales, y junto a ellas, era el único que podía entrar en el Templo de Vesta, no pudiendo pasar de la penvs, donde estaban guardados los objetos que garantizaban la seguridad de Roma, que eran siete, de los que se conocen tres gracias a Servio: el Paladio, el velo de Iliona, hija de Príamo, y el cetro de éste). Administraba los bienes de los Dioses y redactaba los Anales Maximi, donde se recogían los prodigios y sucesos de carácter religioso, que se guardaban en la Regia; convocaba y presidía los comicios para la elección del Rex Sacrorvm y de los Flamines, y también presidía los matrimonios celebrados por confarreatio. Era un cargo vitalicio y compatible con las magistraturas civiles. Hasta el siglo II a.C. le estaba prohibido ver un cadáver y montar a caballo. Fue la autoridad más influyente del Estado y a partir de Augusto los emperadores se reservaron el cargo para sí).
El Templo de Vesta no podía tener reserva de agua, ya que esta es enemiga del fuego, y habían de ir todos los días la Vestales a la fuente de las Camenas a por la necesaria para las labores rutinarias, utilizando para ello una vasija especial, la fvtile (vasija de boca ancha y de fondo apuntado que no se sujetaba en pie una vez llena). Las Vestales eran especialmente celebradas por los panaderos y los molineros, ya que tenían contacto con el fuego para la realización de sus productos.
De la fiesta participaban los asnos, animal consagrado a Vesta y usado para hacer girar la muela del molino, que eran adornados con guirnaldas y collares de panecillos, así como las muelas de los molinos, que descansaban ese día. Las matronas acudían al templo descalzas para estar en contacto con la Tierra, identificada con Vesta. Su imagen es la del fuego inextinguible. (Ver también el 28 de abril).
11 de Junio: Matrales: Fiestas en honor a Mater Matuta, en la que las matronas univirae (las que solo se habían casado una vez) acudían al templo de la diosa, llamada Leucotea o Diosa Blanca por los griegos, y realizaban una serie de extraños ritos: hacían entrar a una esclava y, acto seguido, la expulsaban a golpes; a continuación, suplicaban a la diosa no por sus hijos, sino por sus sobrinos, a los que llevaban en brazos y acariciaban.
13 de Junio: Idus de junio.
Quincuatros Menores: Fiestas en honor a Minerva, que se prolongaban hasta el día 15, en las que los flautistas, cubierto el rostro con máscaras, recorrían la ciudad en medio de orgías y borracheras.
16 de Junio: “Si es que puede confiarse en los vientos, tended las velas al céfiro, marineros: mañana soplarán favorables sobre vuestras olas”. Buen día para iniciar viajes por mar.


Diosa Juno. Louvre.

23 de Junio: Solsticio de verano: Se celebra el matrimonio de Júpiter y Juno, cuya unión y fecundidad están simbolizadas por el roble. En este día del “medio verano” se celebra por los romanos el día de Servio Tulio, nacido del fuego y amado por la diosa Fortuna. Los hijos nacidos de estas fiestas son considerados protegidos de la diosa. Pero además de fiesta del fuego, es también una fiesta acuática en la que se pasea en barcas adornadas con flores. La tradición es de mantenerse toda la noche en vela y encender hogueras para que la fuerza del Sol no decaiga. Estas hogueras han de ser saltadas un número impar de veces, especialmente tres o siete.
24 de Junio: Día de Jano como señor de los solsticios, como divinidad ambivalente que mira hacia el pasado y hacia el futuro. En este solsticio de verano se inicia, paradójicamente, la decadencia solar y es llamado también “puerta de los hombres”, en contraposición al solsticio de invierno que se conoce como “puerta de los dioses”.
25 de Junio: Juegos Taurios: Juegos sagrados de dos días de duración, consistentes en una cacería de toros y una carrera de caballos en el Circo Flaminio. Se celebraban cada cinco años y habían sido instituidos por el rey Tarquinio el Soberbio en honor de los dioses infernales.
30 de Junio: Fiesta dedicada a las Musas: Las Musas son hijas de Mnemosine (memoria) y de Zeus. Son nueve hermanas, fruto de otras tantas noches de amor. Ellas rigen las artes y la música del universo.

lunes, 9 de mayo de 2016

Festividades romanas por meses: Mayo

La etimología del nombre de este mes no está muy clara. Según unos autores fue Rómulo el que dedicó este mes a los mayores -maior-, que son los destinados al consejo de la ciudad, mientras que el siguiente mes de junio lo consagró a los jóvenes -junior-, que constituyen la otra parte de la población, apta para los deportes y los juegos.
Otros opinan que el nombre de este mes se debe a que está dedicado a la diosa MAYA, de la cual existen dos versiones: la griega y la romana. Según la primera, Maya es hija de Atlante y madre de Hermes. En este mes los mercaderes ofrecen sacrificios a la madre y al hijo, dios protector del gremio.
La interpretación romana nos dice que Maya era esposa de Vulcano, dios del fuego y los sacerdotes de este último veneraban a la diosa en las calendas de mayo.
Este mes se inicia con la fiesta celta de Beltane, con la que se reinicia el trabajo en la tierra. Para los pueblos mediterráneos es el mes en el que se exalta la floración de los campos en auténticos festivales de fecundidad.

Maius (Mayo)

1 de Mayo: Calendas de mayo.
Los mercaderes ofrecen sus productos a la diosa Maya.
Se celebra en Roma el día de los Lares Tutelares, divinidades protectoras o almas de los antepasados, en cuyas memoria se levanta una capilla en cada uno de los barrios.
Es la fiesta con la que comienza la gran actividad humana, de ahí que se haya transformado en fiesta del Trabajo.
Se enciende el fuego nuevo y la llama encendida de testimonio de cómo la vida puede surgir de la muerte. Estas celebraciones se realizan en las cimas de las montañas. Luego se come un pan dulce con huevo.
3 de Mayo: Final de la fiesta de las Floralia: “Muéstrate, madre de las flores, a quien es preciso honrar con alegres espectáculos”. Los vestidos en honor de esta diosa deben ser multicolores y sus fiestas se celebran con licencias nocturnas cono ceremonias de fecundación.
7 de Mayo: Thargelia: Fiesta del chivo expiatorio o “phármakos”. Cuando la ciudad ha sufrido alguna calamidad, se sacrifica una víctima para los hombres y otra para las mujeres. La primera lleva alrededor del cuello una ristra de higos negros, y la segunda, blancos. Esta fiesta se realiza en honor de Apolo, rival de Dionisos, dios vegetal representado también por la higuera.
9 de Mayo: Lemuria: Fiestas que se celebraban durante los días 9, 11 y 13 para conjurar a los Lemures, es decir, a las almas de los muertos. El Paterfamilias se levantaba a medianoche para cumplir una serie de ritos apotropaicos, entre los que se incluía el de arrojar a su espalda un puñado de habas negras, con las que rescataba a los ocupantes de la casa, y el de expulsar de ésta a los espíritus de los antepasados, golpeando un objeto de bronce.
14 de Mayo: Día de Europa: El día anterior a los Idus de mayo se celebra la fiesta en honor de Europa como recuerdo de aquel día en que Zeus, metamorfoseado en toro, raptó a la princesa Europa y la llevó volando sobre su lomo a las playas de Creta, en las que recuperó su auténtica imagen y la sedujo: “El toro pasó al cielo, a ti, muchacha sidonia, te dejó embarazada el dios, y la tercera parte de la tierra lleva tu nombre”. La isla de Creta y la civilización que en ella surgió son consideradas como el origen de Europa.
Argei: Éste era el nombre que se daba a unos maniquíes hechos con juncos a los que, tras una procesión a la que asistían el Pontífice Máximo, las Vestales y la Flamínica Dial, se los arrojaba al Tíber desde el Puente Sublicio.
15 de Mayo: Idus de mayo. Fiesta de Mercurio (Hermes): Es el día dedicado a los comerciantes, que imploran suerte en los negocios a su dios protector, a la vez que se arrepienten de cualquier delito cometido en su profesión.
17 de Mayo: Primer día de la fiesta de Dea Dia: Fiestas agrarias a cargo de los Hermanos Arvales, que se celebraban de forma alterna unos años los días 17, 19 y 20 y otros el 27, 29 y 30. El primer día se reunían los sacerdotes a primeras horas de la mañana con la cabeza coronada por espigas sujetas por ínfulas blancas. Tras ungir la imagen de la diosa, tocaban espigas secas y verdes y a continuación se dirigían al baño, donde permanecían hasta el mediodía, en que regresaban, se lavaban las manos y se acomodaban en los triclinios, donde procedían a celebrar un banquete en el que degustaban las primicias de las cosechas.

Ara Pacis

19 de Mayo: Segundo día de la fiesta de Dea Dia: Al amanecer acudía el magister de los Arvales al lucus (bosque sagrado) de la diosa y sacrificaba dos lechoncillos y una vaca, firmando a continuación en un libro para que quedase constancia de su asistencia y de la realización del sacrificio. El resto de Hermanos acudían al mediodía, firmaban a su vez y comían la carne de los lechoncillos, antes de proceder al sacrificio de una cordera. Regresaban en procesión al templo, donde ofrecían en “ollas” una consagración vegetal. Dos Arvales se pasaban espigas de la mano derecha de uno a la izquierda de otro. A continuación dirigían una plegaria a las “ollas” y las arrojaban por una pendiente. Acto seguido procedían a cantar una arcaica canción y a ejecutar un tripudium, una danza en tres tiempos, después de la cual elegían al que había de ser magister el próximo año.
20 de Mayo: Tercer día de la fiesta de Dea Dia: Se repetían las ceremonias del primer día. Tras el banquete, se entregaban regalos a los Hermanos Arvales.
21 de Mayo: Agonal de Veyovis: Sacrificio de un carnero en honor a este dios infernal, al que se pedía su protección frente a las epidemias.
23 de Mayo: Segunda fiesta del Tubilustrium: Se consagran las trompetas a Vulcano, dios del fuego y de los artesanos que las fabrican, y en honor del dios tiene lugar un concierto con estos instrumentos.
Rosalía: Fiestas en honor de los difuntos en las que se depositaban rosas en las tumbas.
29 de Mayo: Día del roble: Lo más antiguos santuarios fueron los bosques naturales. El árbol se considera sagrado en muchas culturas y entre los celtas se venera especialmente el roble. Es la última fiesta de mayo dedicad al espíritu de la vegetación. Se hacen bailes en los bosques con profusión de adornos y guirnaldas a base de hojas de árbol. Al atardecer se plantan los nuevos robles o el árbol “rey” del lugar.
Ambarvalia: Fiesta de purificación de los campos, en la que se ofrecía una suovetaurilia (sacrificio de un cerdo, una oveja y un toro) a Marte.

31 de Mayo: Celebración de los Ludi Saeculares de Augusto. Juegos organizados como conmemoración del cumplimiento de un nuevo siglo de la ciudad de Roma, que tuvieron lugar en el año 17 a. C. y duraron tres días. Comenzaron con una invitación al pueblo a que participase en estos “juegos que nadie había visto y nadie volvería a ver”. Para esta ocasión escribió el poeta Horacio su Carmen Saeculare.

sábado, 9 de abril de 2016

Festividades romanas por meses: Abril

Mes dedicado a la diosa Afrodita (Venus). Este mes recibe el nombre de “Aphrilis”, que significa espuma, porque de la espuma fue procreada Venus, la diosa de los amores, a quien están consagrados el toro y el mirto.
Los amores son tres: Eros, “el amor”, hijo de Venus y Mercurio; Anteros, “el amor recíproco”, hijo de Venus y Marte; y Desiré, “el deseo”, hija de Venus y Pan. “Es Ella quien ha dado vida a todos los dioses; la que está en el origen de las cosechas y los árboles; quien llevó a los hombres de rudos espíritus a vivir en sociedad y los enseñó a unirse cada cual con su pareja”. (Ovidio).

 APRILIS (Abril)

1 de Abril: Calendas de Abril.
Fiestas de Venus Verticordia y de la Fortuna Viril: Las mujeres se reúnen en un lugar en que corra agua fresca y queman incienso en honor de las diosas, para asegurarse el favor de ambas. En esta ceremonia se toma adormidera molida mezclada con leche y miel.
4 de Abril: Megalenses: fiestas de la Diosa Cibeles. Ella es la Gran Madre de los dioses y su origen es frigio. Sus fiestas son tremendamente bulliciosas y coloristas. Los sacerdotes de la Diosa, los galos, son eunucos en recuerdo de Attis, el amante de la Diosa, que se castró para purificar su infidelidad. En este día los galos llevaban su imagen en procesión por las calles de Roma, sentada en un carro tirado por leones, al son de címbalos, flautas y tambores y en medio de estridentes alaridos.
Típicas de estas fiestas eran las representaciones teatrales. Se celebraban banquetes en los que patricios y plebeyos se cursaban invitaciones recíprocas. En estas fiestas se come queso mezclado con finas hierbas.
10 de Abril: Megalenses (séptimo día): Final de las fiestas de Cibeles, que terminan con carreras de caballos y una procesión en torno al Circo Máximo en la que se portan imágenes de los dioses precedidas por la de la Victoria con las alas desplegadas.
12 de Abril: Cerialia: Fiestas de Ceres (Deméter) que se prolongaban hasta el día 19, con las que se quería agradecer a la diosa Ceres la invención de la agricultura. Eran días de gran alegría en los que también se conmemoraba el regreso de Proserpina (Perséfone) junto a su madre.
Deméter es la Diosa de la agricultura y de la vida civilizada; “Ella fue la que forzó a los toros a someter su cerviz al yugo; fue entonces cuando por primera vez la tierra removida contempló el sol”.
Mientras Perséfone recogía flores y plantas narcóticas con unas amigas, fue raptada por Hades (Plutón) y llevada a los infiernos. Deméter desesperada buscaba a su hija en la oscuridad de la noche: “La noche es inocente; pregúntale al Sol”. Fue Deméter al encuentro del Sol y éste le dice: Deja de esforzarte en vano. Aquella a quien buscas se ha convertido en esposa del hermano de Zeus, y gobierna ahora sobre el tercer reino”. Desde entonces, Perséfone pasa seis meses bajo tierra y otros seis con su divina madre. En Roma esta fiesta se llamó Cerialia: “El blanco es el color que conviene a Ceres. Durante las Cerialia engalanaos con vestidos blancos”.
13 de Abril: Idus de abrilDía dedicado a Júpiter Víctor.
14 de Abril: Los Juegos Agonales, es decir, de lucha, se celebran en honor de dioses y héroes.
En este mes de abril comienzan los primeros juegos panhelénicos que abren, previamente a su realización, un periodo de tregua sagrada a la que están obligadas todas las ciudades. Esta tregua es proclamada por los “spondophóroi” o portadores de la tregua. Las competiciones serán de tres tipos: ecuestres, atléticas y musicales.
15 de Abril: Los Juegos Ístmicos forman parte del culto a Poseidón y se celebran en el istmo de Corinto. Recuerdan las luchas entre Helios y Poseidón por el dominio del Istmo. Su frecuencia es cada dos años.
Fordicidia: Fiesta por la fertilidad de los campos, en la que se sacrificaban a la diosa Tierra treinta vacas preñadas. Según Ovidio, el origen de estas fiestas se remonta a una época de esterilidad durante el reinado de Numa. En sueños, el rey recibió el medio de acabar con ella: tenía que sacrificar dos vacas, pero matando una sola víctima. La solución al aparente enigma se la dio la ninfa Egeria: sacrificar una vaca preñada.
19 de Abril: Último día de las Cerialia. Carreras de caballos que portan antorchas encendidas.
21 de Abril: Fiesta de las Vestales, sacerdotisas dedicadas al culto de Vesta y guardianas del fuego de la ciudad que jamás debía extinguirse. Eran elegidas entre los seis y los diez años, debiendo mantenerse vírgenes durante treinta años. El colegio de los pontífices al servicio de dioses mayores y menores, está en continua comunicación con las sacerdotisas, sobre todo en momentos en los que sus visiones proféticas son necesarias para la ciudad.
Palilia: Fiesta que los pastores celebraban en honor de su diosa, Pales. Tras cumplir con una serie de ritos que se realizaban en los establos, encendían tres filas de hogueras y los pastores procedían a saltar por encima de ellas.
22 de Abril: Noche de abstención sexual a fin de propiciar las cosechas. Es un día dedicado a Leto, madre de los mellizos Artemisa y Apolo.
23 de Abril: Vinalia: Fiestas en honor de Júpiter, a quien se pide su protección sobre las viñas. Su institución se remontaba a Eneas: su enemigo Turno se había ganado la alianza de Mecencio mediante el ofrecimiento de la mitad del mosto que se recogiera en la próxima cosecha; Eneas hizo el mismo ofrecimiento a Júpiter y obtuvo la victoria.
24 de Abril: Nacimiento de Artemisa, hija de Leto y Zeus. Hera, celosa de Leto, había perseguido a ésta por toda la Tierra, hasta que fue acogida en la isla de Delos, donde “la brillante”, al pie de una palmera y un olivo, dio a luz a Artemisa, que se mantuvo virgen, se dedicó a la caza y llegó a ser la diosa protectora de las amazonas.

Apolo y Artemisa, en un plato de figuras rojas, en el museo del Louvre, París

25 de Abril: Nacimiento de Apolo. Artemisa ayudó a su madre Leto, a traer al mundo a su mellizo Apolo, que mató a la serpiente Pitón y se apoderó del oráculo de Delfos. Apolo constituye un arquetipo heroico y en calidad de tal invita al resto de los héroes a comer en un templo en este día de las “theoxenias” o comida de los dioses.
Robigalia: Fiestas en honor a Robigo, divinidad de sexo incierto que protegía los cereales contra la royuela. Se celebraba una procesión hasta el bosque de la deidad y se le pedía que el añublo que amennaza a los cereales se pasase a las armas y que éstas se llenasen de herrumbre.
28 de Abril: Floralia: Es el día de la consagración de la diosa Flora, una antigua divinidad itálica, que lo es de los frutales y el vino, además de las flores. Fiestas de carácter popular, famosas por su licenciosidad y celebradas de manera especial por las prostitutas. Duraban hasta el 3 de Mayo. La gente vestía ropas multicolores, con las que imitaban la policromía de las flores del campo. Por la noche se iluminaban las calles para prolongar la diversión. “Muchachas públicas, acudid a celebrar la divinidad de Venus. Ella favorece especialmente las ganancias de las que profesan vuestro oficio”. En este día las prostitutas ofrecen rosas a la Diosa y beben menta, ya que posee cualidades afrodisíacas.
Primeras Vestales: Fiestas en honor de Vesta, especialmente celebradas por los panaderos y los molineros. Se hacía participar en ellas a los asnos y las piedras de molino, adornando a unos y otras con guirnaldas de flores y dejándoles descansar ese día.
30 de Abril: Víspera de la fiesta céltica de Baltane: La comunidad se prepara para salir del invierno e iniciar la época del trabajo en los campos. Los jóvenes extinguen todos los fuegos de la comarca y preparan los materiales para que, al día siguiente, los druidas enciendan el fuego nuevo.
Es ésta la segunda noche de Walpurgis, ya que la primera ha tenido lugar el último día del octubre anterior.

jueves, 3 de marzo de 2016

Festividades romanas por meses: Marzo

Antes de establecerse el calendario juliano, marzo era el primer mes del año, dedicado a la Diosa Madre, que recibía diversos nombres según los lugares en que se le invocara. Era también el mes de las mujeres.
El nombre de marzo deriva de la consagración que de este mes hicieron los romanos a MARTE. Ovidio nos dice así en sus “Fastos”: “No obstante, las generaciones primitivas honraron a Marte más que a todos los otros dioses. Con ello este pueblo belicoso había seguido sus inclinaciones naturales. Los hijos de Cécrops (atenienses) veneran a Palas Atenea; la minoica Creta, a Diana; el país de Hipsilia, a Vulcano; Esparta y la pelópida Micenas, a Juno; la región de Menelao, a Fauno (Pan). El Lacio debía ser quien venerase a Marte, porque éste preside los combates: los combates eran los que proporcionaban a este pueblo feroz el poder y la gloria.”
Sin embargo, las fiestas de marzo, para la mayoría de los pueblos, están dedicadas a la resurrección cíclica de la Primavera; una resurrección que ha sido precedida y anunciada por la muerte del grano, de la simiente, del espíritu de la vegetación encarnado generalmente en el hijo de la Gran Madre; Attis, Dionisos, Osiris...

MARTIUS (Marzo)

1 de Marzo: Calendas de marzo.
Es la fiesta de las mujeres casadas o Matronalia. Los esposos hacen regalos a sus mujeres y se celebran banquetes. El mismo Ovidio se pregunta por qué estando este mes dedicado al dios de la guerra se dedique esta fiesta a las mujeres. La explicación es la siguiente: Los romanos, invitaron a los sabinos a la fiesta de Consus, pero raptaron a sus mujeres y se declaró una guerra entre ambos bandos. Sólo concluyó con la paz que supieron imponer las mujeres de ambos pueblos, llegando la guerra a su fin precisamente en las calendas de marzo.
La fiesta está dedicada a Juno Lucina, “la que va hacia la luz”, protectora de los partos y de las mujeres que van a dar a luz. Las mujeres casadas acudían al templo de la diosa para suplicarle por la prosperidad de sus matrimonios o, las que estaban embarazadas, por un feliz parto. A su vez, las matronas recibían muestras de respeto y cariño por parte de los miembros de su familia.
En este día, las matronas tienen todo el poder.
Procesión de los Ancilia. Los ancilia eran escudos sagrados. Cuenta la leyenda que Júpiter había enviado a Numa un escudo al que estaba unido el destino de Roma. A fin de evitar su robo, Numa hizo que se construyeran otros once iguales al primero e instituyó el colegio sacerdotal de los Salios para que se encargaran de su custodia. En este día se sacaban en procesión por la ciudad.
5 de Marzo: Navío de Isis: En este día se reanuda la navegación, cuya divinidad tutelar es la diosa Isis. En la fiesta en honor de la Diosa, los Sacerdotes y fieles se dirigían en procesión al puerto, en medio de músicas y cánticos, llevando las exóticas imágenes de los dioses egipcios y una urna con agua del Nilo.
Se bota al mar un navío lleno de objetos preciosos, tras rociarlo con leche lo abandonan a merced de las olas.
14 de Marzo: Segundas Equirria: Menos importantes que las primeras (27 de Febrero), fueron sustituidas por las Mamuralia.
Mamuralia: Fiesta de “Mamurius Veturius” o sea, del viejo Marte. Se celebra con la procesión de un hombre cubierto de pieles (en quien se quiere ver al “Demonio del Invierno”) al que se azota con cayados blancos y largos hasta que es expulsado de la ciudad. Representa el año viejo al que se despide y significa también el nacimiento del nuevo Marte, que en un principio no era dios de la guerra, sino de la vegetación. Marte es, al mismo tiempo, un chivo expiatorio y un joven renaciente.
Tal vez por ello los judíos celebran el día de la Pascua o cordero pascual el 14 del mes de Nissan: el mes de la luna de marzo.
15 de Marzo: Idus de marzo.
Festividad de Anna Perenna: Gozosa fiesta en una pradera a orillas del río Tíber, en la que reina el amor, el vino, el baile y las canciones procaces. Allí acudía la muchedumbre, que se dedicaba a beber al tiempo que pedían a los dioses tantos años de vida como vasos de vino fuesen capaces de apurar.
La proximidad de un río se corresponde con las palabras de Anna: “Soy ahora una ninfa del apacible Numicio; en este perenne río tengo mi refugio, y mi nombre será el de Anna Perenna”. Esta ninfa es también identificada con la Luna.
Fiesta de Atis: Esta festividad se prolongaba hasta el día 27. A lo largo de ella se iban celebrando distintos ritos y ceremonias con los que se quería reproducir los actos principales de la vida de este hombre-dios: nacimiento, emasculación, muerte y resurrección.
16 de Marzo: Argea: Ceremonia religiosa en la que el pueblo se dedicaba, durante este día y el siguiente, a visitar una por una las veinticuatro o veintisiete capillas que, instituidas por Numa, estaban repartidas por toda la ciudad.
17 de Marzo: Fiesta de las Liberalia: El tercer día después de los Idus de marzo tiene lugar la popularísima fiesta de Líber (otro nombre de Baco, el Dionisos griego). Por la calle iban ancianas vendiendo pastelillos de miel y la gente comía y bebía vino al aire libre, delante de sus casas. El dios comparte la fiesta con Deméter, y en su honor encienden antorchas los adeptos en recuerdo de la búsqueda de su hija Perséfone, raptada por Hades. En esta fiesta tiene lugar la ceremonia de imposición de la toga de la libertad a las jóvenes y los jóvenes de la comunidad en honor de Liber. También es conocida esta fiesta como Grandes Dionisíacas.
Agonal de Marte: Sacrificio de un carnero en honor a este dios.
19 de Marzo: Quincuatros: Fiesta que los escolares y artesanos celebraban en honor de Minerva, la diosa guerrera, y de su equivalente griega Palas Atenea. Gustaba celebrarlas en familia; había intercambio de regalos, así como invitaciones a comer por parte de las matronas. Excepto el primer día, tenían lugar combates de gladiadores en el anfiteatro. Durante cinco días (hasta el 23 de Marzo) se celebraban sus fiestas con juegos de competición. “Engalanad a Palas, muchachos y tiernas muchachitas; ahora es el momento: aquel que sepa atraerse el favor de Palas será sabio”. En el Imperio, en un acto presidido por el emperador investido con los símbolos de Minerva, se distribuía dinero y trigo a los ciudadanos.
Armilustrio: Fiesta de purificación de las armas que se iban a usar en la campaña que se abría por estas fechas. (Véase además el 19 de Octubre).

Estatua de Cibeles (s. I  a. C.), procedente de Formia, Lazio (Italia)

22 de Marzo: Comienzan las fiestas de Cibeles, madre y amante de Attis, que muere y resucita en el equinoccio de primavera. En este día tenía lugar la “ceremonia del árbol”: se corta un pino del bosque y se trae al santuario de Cibeles por una congregación de porteadores de árboles. Se le adorna con guirnaldas y violetas, nacidas de la sangre de Attis, para conmemorar su muerte y castración bajo un pino. Los fieles de la diosa comienzan sus días de ayuno.
Violaria: Festividad en la que se llevaban violetas a los difuntos.
23 de Marzo: Tubilustrio: Último día de la festividad de los Quincuatros, en la que se procedía a purificar las trompetas de guerra. (Véase también el 23 de Mayo, próximamente).
Fiesta de Attis: Lúgubre concierto con instrumentos de viento por la muerte de Attis.
24 de Marzo: Día de la Sangre Al chasquido de los címbalos, al redoble de los tambores y al sonido de trompetas y flautas danzan frenéticos los sacerdotes novicios, que ese día se castran colectivamente con un cuchillo de pedernal y reciben ropas y abalorios de mujer como requisito para consagrarse a la Diosa Cibeles. Entrada la noche se enciende una luz en las tinieblas, la tumba se abre y el hombre-dios, Attis, se levanta de entre los muertos. El sacerdote musita suavemente en los oídos de los asistentes la buena nueva de la resurrección, que se va propagando entre la masa. La alegría va subiendo como un río en crecida.
25 de Marzo: Resurrección de Attis. Fiesta Hilaria o Día de la alegría: Este día es considerado como el equinoccio de primavera. Dentro de la festividad de Attis, con las primeras luces de este día, el Archigalo anunciaba la resurrección del dios y la esperanza de salvación para sus iniciados, tras lo cual los fieles estallaban en violentas manifestaciones de júbilo.
La gente se viste con los más variopintos disfraces en una especie de carnaval. Mientras, los iniciados pertenecientes a la secta Cibeles inician una ceremonia de renacimiento y remisión de los pecados en el santuario de la Diosa, situado en la ciudad de Roma, sobre la colina Vaticana, actual emplazamiento de la basílica de San Pedro.
26 de Marzo: Es éste un día de descanso tras la desbordante fiesta.
27 de Marzo: Festival de exaltación de Cibeles: Finalizaba esta festividad con una procesión en la que la imagen en planta de la Diosa, con su cara tallada en piedra negra, era conducida en un carro de plata hasta el río Almo, en cuyas aguas se bañaba. El sacerdote, vestido de púrpura -el color de la Diosa-, lava la imagen y demás objetos sagrados. Con este rito se aseguraban la lluvia y la fertilidad de los campos. “Unas mujeres con vistosas vestiduras blancas, con alegres y variados atributos simbólicos, llenas de floridas coronas primaverales, iban caminando y sacando de su seno pétalos para cubrir el suelo que pisaba la sagrada comitiva. Otras llevaban a su espalda unos brillantes espejos vueltos hacia atrás: en ellos la Diosa en marcha podía contemplar de frente la devota multitud que seguía sus pasos.” (Apuleyo).
31 de Marzo: La Luna regula los meses, y esta noche es propicia para rendirle culto en alguno de sus templos, en la cima de una montaña o a orillas del mar.

lunes, 8 de febrero de 2016

Festividades romanas por meses: Febrero

Febrero es el mes de las purificaciones y recibe su nombre de la diosa FEBRUA, madre de Marte, así como de Febrio o Plutón, nombre latino del Hades griego, el raptor de Perséfone. El mes de febrero es un mes de fuegos ceremoniales para ahuyentar los malos espíritus de las cosechas y los ganados, así como de los que aquejan a la salud. Estos genios malignos han sido identificados con los gigantes.
En general, en el mes de febrero se celebran festivales ígnicos en los que se queman efigies de los enemigos o de todo aquello que supone un mal para nosotros. Los celtas celebran una de sus fiestas principales con este propósito.

FEBRUARIUS (Febrero)

1 de Febrero: Calendas de Febrero
Fiesta de Helerno: Sacrificio de un toro de pelaje oscuro a este dios infernal en el lucus (bosque sagrado) que tenía en la desembocadura del Tíber.
2 de Febrero: Amburbia: Ceremonia expiatoria en que las víctimas, antes de ser sacrificadas, eran llevadas procesionalmente en torno a la ciudad.
Fiesta de las luces o de las antorchas: Durante toda la noche anterior, las mujeres acompañan a Deméter con teas encendidas en la búsqueda de su hija Perséfone, que ha sido raptada por Hades -Plutón- y llevada a la profundidad de los infiernos.
Los romanos iluminan las calles de la ciudad con profusión de antorchas y teas en honor de Februa, madre de Marte, a fin de que el dios, movido por el tributo a su madre, les conceda la victoria sobre los enemigos. También los romanos ofrecen sacrificios a Febrio -Plutón- para que sea propicio con las almas de los muertos. Le ofrecen víctimas, cantan alabanzas y se pasan la noche con antorchas encendidas en su honor. La Iglesia Católica celebra la fiesta de la Candelaria o purificación de la Virgen.
En esta fecha el oso o cualquier otro animal hibernante sale de su cubil con el fin de examinar qué tiempo hace. Si está claro, es decir, si hay luna llena, el oso vuelve a su guarida; es señal de que el invierno durará todavía cuarenta días más, prolongándose hasta el 10 de marzo más o menos, por eso hay un refrán que dice: “Por la Candelaria el invierno se apacigua o retoma rabia.”
3 de Febrero: El viento vencedor de este día dominará durante todo el año.
La raíz “Bhel” designa el soplo y en este día se recuperan los ritos referentes a los vientos. La Iglesia Católica celebra el día de San Blas, protector de la garganta y las vías respiratorias que pueden ser afectadas por los vientos.
5 de Febrero: Comienzan las fiestas griegas de las Antesterias en honor de Dionisos. En este primer día se procede a la apertura de las jarras en las que el vino nuevo, elaborado en el octubre pasado, ya ha fermentado. Este vino se da a probar a todos los asistentes.
6 de Febrero: Segundo día de las Antesterias: La autoridad principal del lugar preside un concurso de bebedores en el que cada concursante debe despachar en el menor tiempo posible un recipiente de tres litros de vino. El magistrado imita, con su esposa o la inversa, la boda de Dionisos y Ariadna en Naxos. Pero este concurso se hace en silencio, ya que fue en este día cuando Orestes, todavía impuro por el asesinato de su madre Clitemnestra, llegó a Atenas.
7 de Febrero: Tercer día de la Antesterias, llamado también de las Marmitas. Es éste un festival en honor de los muertos. Un cocimiento de vino y pan en las marmitas, es derramado en una grieta natural a fin de que Hermes funerario sea honrado en recuerdo de los muertos por el diluvio. Luego en coro se grita: “¡Fuera de aquí, Keres! ¡Las Antesterias han terminado!” (“Keres” son genios malignos que se llevan las almas de los muertos)
13 de Febrero: Idus de Febrero.
Parentalia: Fiestas en honor de los difuntos, que se prolongaban hasta el día 21. Era una festividad de carácter funesto: se suspendían los matrimonios y se cerraban los templos. Cuenta Ovidio que hubo un período de negligencia respecto a las obligaciones con los difuntos, por lo que éstos salieron de sus tumbas y llenaron la noche con sus lamentos hasta que les tributaron las honras fúnebres debidas.
Primeras Faunalia: Fiesta en honor de Fauno, en la que se ofrecía un sacrificio en su templo de la isla Tiberina. Las Segundas Faunalia se celebraban el 5 de Diciembre.
15 de Febrero: Fiesta de las Lupercales, en honor de Fauno.
Bajo el reinado de Rómulo, las romanas fueron afectadas de esterilidad y consultado el oráculo de la diosa Juno en el bosque de Esquilo, responde: “Madres del Lacio, que os fecunde un macho cabrío velludo”. Se procedía en primer lugar al sacrificio de un macho cabrío en la gruta del Lupercal. Luego, el augur hace un látigo con la piel de la víctima y los Lupercos, con la cara manchada de sangre de la víctima, completamente desnudos y provistos de látigos, echaban a correr por el Palatino golpeando a las mujeres que se ofrecían a sus golpes para volver a ser madres. Los jóvenes desnudos representan al dios Pan, divinidad fecundadora y nieto del lobo Licaón, de ahí el nombre de Lupercales, derivado de “lupus”, lobo.


Mosaico de "Febrero" encontrado en el yacimiento de Susa (Túnez)

17 de Febrero: Quirinales: Fiestas en honor de Quirino, nombre que recibió Rómulo tras su apoteosis. Es una divinidad agraria y fecundante.
Último día de celebración de las Fornacalia. Se ofrecen las primicias de las cosechas a la diosa Fornax, que preside los hornos, evita incendios y tuesta al punto el trigo. Esta fiesta no tenía fecha fija de celebración, ya que cada curia la celebraba en el día en que se le hubiera anunciado que debía hacerlo. Los que por negligencia o ignorancia no lo hubieran hecho cuando les correspondía podía celebrarla en este día, al que se denominó con el burlesco apelativo de “stultorum festa” o Fiesta de los Tontos, que será transformada en el Carnaval cristiano.
Las Quirinales y las Fornacales se relacionan con la fecundidad. La colina del Quirinal de Roma recibe de Quirino, o Rómulo, su nombre.
19 de Febrero: Las mujeres viejas hacen sacrificios a la ninfa o bruja del silencio, Lala, madre de los Lares o divinidades domésticas. La bruja hace girar siete habas negras en la boca y tuesta una cabeza de anchoa a la que le ha cosido la boca. “Hemos encadenado las lenguas enemigas y cerrado las bocas malevolentes”, proclaman.
21 de Febrero: Feralia: Fiestas en honor a los difuntos con que se cerraban las Parentalia. Lo único que se sabe de esta fiesta es que una vieja hechicera ofrecía a Tácita, diosa del silencio, un sacrificio de connotaciones mágicas.
22 de Febrero: Fiesta de las Caristias o de los muertos de la familia, a los que se lleva alimentos para su viaje al más allá. Los miembros de cada familia, tras haber honrado a los difuntos en las Parentalia y las Feralia, se reunían para agradecer a los dioses tutelares el que todavía siguieran vivos.
23 de Febrero: Terminalia: Fiestas en honor de Término, dios de los límites de los campos, en la que, tras adornar con guirnaldas los mojones que marcaban las distintas propiedades, se les hacían ofrendas y se les rociaba con la sangre de un cordero o un cochinillo, previamente sacrificado, en medio de súplicas al dios para que los límites se mantuvieran inalterables.
24 de Febrero: Fiesta del Regifugium: Fiesta con la que se conmemoraba la expulsión de Tarquinio el Soberbio y la supresión de la monarquía, mediante la huida ritual del Rex Sacrorum. Se celebra el primer día de la República de Roma.
Hoy también se recuerda la celebración de los primeros juegos olímpicos, ya que Endymión obligó a sus hijos a ganar el reino en una carrera. Esta leyenda se refiere a otra más antigua, la de Pelops e Hipodamia, en la que la novia corría mientras sus amigas ponían todo tipo de obstáculo a los pretendientes. Sólo el que era capaz de superarlos accedía a la novia. Esta carrera tuvo lugar en la llanura de Maratón.
27 de Febrero: Primeras Equirria: Fiestas en honor de Marte, que se celebraban con una carrera de caballos en el Campo de Marte: “No restan más que dos noches del segundo mes, y Marte espolea a los veloces caballos uncidos a los carros” (Ovidio).
Las Segundas Equirria se celebraban el 14 de Marzo.

lunes, 18 de enero de 2016

El porqué de algunas cosas

Al visitar el Palacio de Versalles, en París, observamos que el suntuoso palacio, no tiene baños. En esa época, siglos XVII-XVIII, no existían: ni cepillos de dientes, ni desodorantes, y mucho menos papel higiénico. Las heces y orinas humanas eran tiradas por la ventana del palacio. En un día de fiesta, la cocina de Palacio era capaz de preparar un banquete para 1500 personas sin la más mínima higiene.
Vemos en las películas a la gente siendo abanicada. La explicación no está en el calor, sino en el mal olor que desprendían las personas por debajo de los ropajes (eran hechos a propósito para contener los olores de las partes íntimas porque no se lavaban).
Tampoco había costumbre de bañarse por la falta de calor en las habitaciones y de agua corriente. Así el mal olor era disipado por el abanico. Pero sólo los nobles tenían lacayos que hacían esta labor. Además de disipar el aire también espantaban insectos que se acumulaban a su alrededor.
Quien haya estado en Versalles se habrá maravillado con sus jardines, enormes y hermosos pero que en la época eran mas usados que contemplados, ya que se usaban como retretes en las fiestas promovidas por la Realeza, puesto que no tenían baños y se reunía una gran cantidad de personas.

Palacio de Versalles

Desde la Edad Media la mayoría de las bodas se celebraban en el mes de Junio, al comienzo del verano. La razón era sencilla: el primer baño del año era tomado en Mayo, y así en Junio, el olor de las personas aún era tolerable. Asimismo, como algunos olores ya empezaban a ser molestos, las novias llevaban ramos de flores al lado de su cuerpo y en los carruajes para poder disfrazar el mal olor. Así nace el dicho de Mayo como mes de las novias y la tradición del ramo de novia.
Los baños eran tomados en una bañera enorme llena de agua caliente. El padre de la familia era el primero en tomarlo; luego los otros hombres de la casa (por orden de edad) y después las mujeres, también en orden de edad. Al final niños y bebés (los últimos). Claro que cuando se llegaba a ellos su turno, fácilmente se podía perder un bebé dentro del agua de lo sucia que podía estar.
Los tejados de las casas no tenían bajo tejado y en las vigas de madera se criaban toda clase de animales: gatos, perros, ratas y otros bichos. Cuando llovía las goteras forzaban a los animales a bajar. De esto nació la expresión ‘llueven perros y gatos’, típica anglosajona.
Los más ricos tenían platos de estaño. Ciertos alimentos oxidaban el plato y hacia que mucha gente muriese envenenada que, unida a la falta de higiene de la época se hacía muy frecuente. Los tomates, que eran ácidos y provocaban este efecto fueron considerados tóxicos durante mucho tiempo. En los vasos ocurría lo mismo donde, al contacto con whisky o cerveza hacia que la gente entrara en un estado narcolepsico, producido tanto por la bebida como por el estaño.
Alguien que pasase por la calle y viese a alguien en este estado podía pensar que estaba muerto y ya preparaban el entierro. El cuerpo era colocado sobre la mesa de la cocina durante algunos días y pasaba con la familia mientras ellos comían y bebían esperando que el finado volviese en si o no. De esta acción surgió el velatorio que hoy se hace junto al cadáver.
Los lugares para enterrar a los muertos eran pequeños y no había siempre suficiente sitio para todos. Los ataúdes eran abiertos y retirados los huesos para meter otro cadáver. Los huesos eran depositados en un osario. Pero,…, a veces al abrir los ataúdes, se percibía que el enterrado había arañado la tierra, y por lo tanto, había sido enterrado vivo.
En esta época surgió la idea de, al cerrar el ataúd, agarrar a la muñeca del difunto un hilo, pasarlo por un agujero del ataúd y atarlo a una campanilla sobre la tierra.
Si el individuo estaba vivo solo tenia que tirar del hilo y sonaría la campanilla y seria desenterrado ya que una persona estaba al lado del ataúd durante unos días. De esta acción surge la expresión “Salvados por la campana”, que usamos hoy día.