martes, 1 de abril de 2014

Circunnavegación de África

En la antigüedad como ha ocurrido en la historia del hombre, se ha buscado explorar zonas inexploradas, entre esas exploraciones está la circunnavegación de África. Dos personajes destacan en ello, uno es el faraón Necao en el cambio de siglos VII-VI a. C, que envió a unos navegantes fenícios y otro es Hannón, parece que entre los siglos VI-V a. C.

Circunnavegación durante el gobierno del Faraón Necao
De acuerdo con la noticia proporcionada por Heródoto, el primer viaje que consiguió rodear toda el África fue realizado por navegantes fenicios encargados de dicha empresa por el faraón saíta Necao (609-594 a. C.), casi dos mil años antes de que los portugueses doblasen el cabo de Buena Esperanza. Carecemos de informaciones que confirmen dicha hazaña, pero, tal como han apuntado diversos autores modernos, no deja de ser significativo lo apuntado a propósito de la posición del sol cuando éste es contemplado desde el hemisferio austral.
Denominado tradicionalmente el “padre de la Historia”, Heródoto (ca. 485-425 a. C.) nació en Halicarnaso, en la costa suroccidental de Asia Menor, viajó a Egipto, Fenicia, Mesopotamia y Escitia, y residió en la Atenas de Pericles, donde formó parte en 444/443 a. C. de la expedición destinada a fundar la colonia panhelénica de Thurios en Magna Grecia. Dedicando cada uno de los nueve libros que la componen a una de las Musas redactó su Historia, una obra inacabada que alcanza desde la época mítica hasta la Segunda Guerra Médica (479 a. C.), centrada en el enfrentamiento entre Europa y Asia, y salpicada de excursos de carácter etnográfico referidos a las tierras por las que viajó su autor.
"En ese sentido, es evidente que Libia está rodeada de agua por todas partes, salvo por el lado en que confina con Asia; que nosotros sepamos, el rey de Egipto Neco fue el primero que lo demostró, ya que, tras interrumpir la excavación del canal que, desde el Nilo, se dirigía al golfo arábigo, envió en unos navíos a ciertos fenicios, con la orden de que, a su regreso, atravesaran las Columnas de Heracles hasta alcanzar el mar del norte y llegar de esta manera a Egipto. Los fenicios, pues, partieron del mar Eritreo y navegaron por el mar del sur. Y cuando llegaba el final del otoño, atracaban en el lugar de Libia en que, en el curso de su travesía, a la sazón se encontraran, sembraban la tierra y aguardaban hasta la siega. Y, una vez recogida la cosecha, reemprendían la navegación, de manera que, cuando habían transcurrido dos años, en el tercer año de travesía, doblaron las Columnas de Heracles y arribaron a Egipto. Y contaban -cosa que, a mi juicio, no es digna de crédito, aunque puede que lo sea para alguna otra persona- que, al contornear Libia, habían tenido el sol a mano derecha. Así fue como se conoció por vez primera el contorno de Libia; y posteriormente han sido los cartagineses quienes lo han confirmado".
HERÓDOTO, Historia, IV 42, 2 - 43, 1, traducción de C. Schrader, Biblioteca Clásica Gredos, Madrid, 1979.

Periplo de Hannón

Periplo de Hannón
El denominado Periplo de Hannón es la narración griega de un recorrido por la costa occidental africana supuestamente realizado entre los siglos VI y V a. C. por un monarca cartaginés del mismo nombre. En su Historia Natural Plinio el Viejo hace referencia a él a la vez que menciona el Periplo de Himilcón -un recorrido por la costa atlántica europea-, y hasta nosotros ha llegado transmitido por un único manuscrito, fechado en el siglo X. Con todo, la historiografía moderna continúa discutiendo si el texto griego es la traducción del original púnico grabado sobre una inscripción que el propio Hannón habría depositado en un templo de Cartago, o bien la versión elaborada por parte un autor griego a partir de una información que llegó hasta él por vía oral, o bien una invención absolutamente helénica plagada de tópicos griegos inspirados en la Odisea y en las Historias de Heródoto y datable hacia los siglos II-I a. C.
Cayo Plinio Segundo vivió entre los años 23 y 79 d. C.; amigo de Vespasiano, ocupó importantes cargos en la administración imperial. De su obra literaria sólo se conserva la monumental Naturalis Historia, dedicada a Tito, primogénito de Vespasiano, en el año 77, y publicada tras la muerte del autor por su sobrino e hijo adoptivo Plinio el Joven. Se trata de una extensa obra enciclopédica dividida en treinta y siete libros que contiene todo tipo de informaciones, agrupadas por materias y procedentes de multitud de obras más antiguas.
Según Plinio el Viejo:
"Cuando Cartago era una potencia pujante, Hannón bordeó la costa desde Gades hasta los confines de Arabia y narró por escrito su periplo, igual que Himilcón, enviado por la misma época para explorar las partes más remotas de Europa".
PLINIO EL VIEJO, Historia natural, II 67 (169), traducción de A. M. Moure, Biblioteca Clásica Gredos, Madrid, 1995.

Más información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada